Las recomendaciones actuales sugieren la administración de oxígeno en vuelo para pacientes que ya están en terapia de oxígeno a largo plazo, presumiblemente aquellos pacientes con una saturación de oxigeno (SpO2) al aire ambiente que sea inferior al 89%, se le administra a  1 a 2 litros por minuto (Lt/minuto) más que su prescripción de oxigeno habitual.

Para los pacientes cuyo requerimiento de oxígeno es menor a 4 Lt/ minuto, en reposo, las pautas recomiendan aumentar el flujo de oxígeno de 1 a 2 Lt/min, durante el vuelo, debe asegurarse que el aporte de oxigeno o bien que la duración de la batería en el equipo portátil  (incluidas las baterías de respaldo) sea suficiente para la duración total del vuelo. Si el requerimiento de oxígeno en reposo es mayor a 4 Lt/min, puede ser difícil asegurar el oxígeno suplementario adecuado en vuelo.

 Se han sugerido varios métodos para la selección de pacientes que necesitan pruebas específicas para la hipoxemia en vuelo, como la prueba de simulación de altitud de hipoxia (PSAH; también llamada prueba de desafío hipóxico). Las pautas sugieren usar una combinación de una SpO2 en reposo <95 por ciento al nivel del mar y factores de riesgo que aumentarían la probabilidad de hipoxemia durante el vuelo para guiar la necesidad de PSAH.

Los pacientes con una SpO2 al aire ambiente menor del 92 por ciento al nivel del mar son candidatos para recibir oxígeno suplementario durante el vuelo a 3 L/min a través de una cánula nasal o mediante una mascarilla Venturi.

Las reglas de la Administración Federal de Aviación (AFA) prohíben a los viajeros llevar sus propios tanques de oxígeno (cilindros) a bordo de aviones comerciales. Las aerolíneas deben permitir el uso de concentradores de oxígeno portátiles (COP) aprobados por la AFA, (23 marcas de concentradores) alimentados por baterías durante todo el vuelo.

Los Concentradores de oxígeno aprobados (p. ej., Inogen One, Airsep Lifestyle, DeVilbiss Healthcare iGo entre otros) generalmente están disponibles para alquiler a través de compañías de suministro de oxígeno. Los viajeros deben consultar con el fabricante para determinar si su concentrador portátil en específico está aprobado para uso en vuelos comerciales. Los concentradores de suelen proporcionar hasta 3 l/minuto de flujo continuo.

Se necesita una receta del médico y la aprobación previa de la aerolínea, por lo que es una buena idea consultar con la aerolínea mucho antes de un vuelo (por ejemplo, dos semanas). En situaciones en las que la línea aérea suministre oxígeno, es probable que los detalles prácticos como la interfaz (por ejemplo, máscara o cánula nasal) y las opciones de flujo de litros varíen entre las compañías. Se recomienda a los posibles viajeros que utilicen oxígeno que busquen información actualizada y comparativa cuando planifiquen un viaje.

La energía de la batería es necesaria para el funcionamiento, por lo que los pacientes normalmente necesitan traer suficientes baterías (12 celdas) para 1.5 veces más a la duración prevista del vuelo.

El cable de carga debe guardarse con el dispositivo y no en el equipaje que se va a documentar, ya que en caso de que sea necesario recargar la batería del concentrador portátil durante una posible escala, se retrase el vuelo o bien se retrase la entrega del equipaje. Es posible que se necesiten adaptadores de toma de corriente en el país de destino.

La presión parcial de oxígeno disminuye en altitud debido a la reducción de la presión barométrica por lo que el efecto sobre la producción de oxigeno por el concentrador portátil puede no ser el mismo en condiciones normobáricas a condiciones hipobáricas (como suceden durante el  vuelo) de oxígeno al 15 por ciento (la presión parcial de oxígeno a 8000 pies). Tres de cuatro concentradores portátiles pueden concentrar oxígeno en condiciones hipóxicas hipobáricas, produciendo una concentración de oxígeno ligeramente más baja que al nivel del mar. Sería razonable llevar a bordo un oxímetro de pulso de dedo para asegurar una saturación de oxígeno de pulso adecuada.

1.- Silverman D, Gendreau M. Medical issues associated with commercial flights. Lancet 2009; 373: 2067.

2.- Ergan B, Akgun M, Pacilli AMG, Nava S. Should I stay or should I go? COPD and air travel. Eur Respir Rev 2018;27.

3.- Seccombe LM, Peters MJ. Oxygen supplementation for chronic obstructive pulmonary disease patients during air travel. Curr Opin Pulm Med 2006;12:140.

4.- Dillard TA, Moores LK, Bilello KL, Phillips YY. The preflight evaluation. A comparison of the hypoxia inhalation test with hypobaric exposure. Chest 1995; 107:352.

5.- FAA Approved Portable Oxygen Concentrators – Positive Testing Results https://www.faa.gov/about/initiatives/cabin_safety/portable_oxygen/ (Accessed on February 21, 2019).

6.- Airline Oxygen Council of America. www.airlineoxygencouncil.org .

Please follow and like us:
Pin Share
Leave a reply