El tabaquismo es la principal causa prevenible de mortalidad, responsable de más de 480 mil muertes en los Estados Unidos anualmente. Si las tendencias actuales continúan, el tabaco matará a más de ocho millones de personas para el año 2030. Las tres causas principales de mortalidad relacionada con el tabaquismo son la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, el cáncer y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Dejar de fumar puede mejorar drásticamente su salud sin importar la edad que tenga, incluso si ha fumado durante muchos años y ayudarle a vivir más tiempo, reduce el riesgo de enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar, insuficiencia renal, infección, problemas estomacales, diabetes y cáncer. También puede reducir las probabilidades de padecer osteoporosis, una afección que debilita los huesos. Además, puede ayudar a que su piel se vea más joven y reducir las posibilidades de que tenga problemas con el sexo.

Dejar de fumar a cualquier edad se asocia con importantes beneficios para la salud de todas las personas que fuman. El alcance del beneficio depende en parte de la intensidad y la duración de la exposición previa al humo del tabaco. Se puede esperar que aquellos que dejan de fumar vivan más tiempo y tengan menos probabilidades de desarrollar enfermedades relacionadas con el tabaco, incluidas enfermedades coronarias, cáncer y enfermedades pulmonares. Las personas también se benefician de dejar de fumar incluso después de desarrollar enfermedades relacionadas con el tabaquismo, como la enfermedad coronaria o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Se puede esperar que hasta la mitad de todas las personas que fuman mueran a causa de una enfermedad relacionada con el tabaco, pero dejar de fumar está asociado con un beneficio de mortalidad para personas de todas las edades.

 La edad pulmonar se puede estimar en los pacientes fumadores por medio de la realización de un estudio de función pulmonar que se denomina espirometría  tomando en cuenta el volumen espiratorio forzado en un segundo (FEV1) con lo que se tienen más probabilidades para dejar de fumar (tasa de abandono verificada en 12 meses del 13,6 por ciento en comparación con el 6,4 por ciento entre los que no se les dijo). 

Aunque siempre es preferible dejar de fumar por completo, se ha defendido la reducción del número de cigarrillos que se fuman al día como una posible alternativa para dejar de fumar por completo en los pacientes que no pueden dejar de fumar. 

Dejar de fumar a edades más tempranas, especialmente antes de los 40 años, se asocia con una mayor disminución de la mortalidad prematura que dejar de fumar a una edad más avanzada.

Fumar es un factor de riesgo importante para muchos tipos de cáncer, y dejar de fumar reduce el riesgo de 12 tipos de cáncer, incluidos los cánceres de pulmón, laringe, cabeza y cuello, esófago, estómago, colon y recto, hígado, páncreas, riñón, vejiga, cuello uterino y leucemia mieloide aguda.

Además, la mayoría de las personas con tos y producción de esputo con EPOC temprana tienen una mejoría en los síntomas en los primeros 12 meses después de dejar de fumar.

Dejar de fumar a cualquier edad se asocia con importantes beneficios para la salud. El alcance del beneficio depende en parte de la intensidad y la duración de la exposición previa al humo del tabaco. 

Dejar de fumar con anterioridad a una cirugía puede prevenir complicaciones posoperatorias, como retraso en la cicatrización de heridas y complicaciones pulmonares,  por lo que se debe proporcionar tratamiento para dejar de fumar a los pacientes pre quirúrgicos en cualquier momento. 

Fumar está asociado con un mayor riesgo de varios trastornos reproductivos, incluidas las complicaciones del embarazo, la menopausia prematura, la disfunción eréctil y la subfertilidad tanto en hombres como en mujeres.

La acción de fumar empeora los síntomas del asma, el abandono del hábito de fumar conduce a una mejoría de los síntomas respiratorios en estos pacientes.

Dejar de fumar puede revertir la pérdida de densidad mineral ósea y disminuir el exceso de riesgo de fractura de cadera después de aproximadamente 10 años después de dejar de fumar.

1.-  GBD 2019 Tobacco Collaborators. Spatial, temporal, and demographic patterns in prevalence of smoking tobacco use and attributable disease burden in 204 countries and territories, 1990-2019: a systematic analysis from the Global Burden of Disease Study 2019. Lancet 2021; 397: 237.

2.- Anthonisen  NR, Skeans MA, Wise RA, et al. The effects of a smoking cessation intervention on 14.5-year mortality: a randomized clinical trial. Ann Intern Med 2005; 142: 233.

3.- Cao Y, Kenfield S, Song Y, et al. Cigarette smoking cessation and total and cause-specific mortality: a 22-year follow-up study among US male physicians. Arch Intern Med 2011; 171: 1956.

4.- Kanner RE, Connett JE, Williams DE, Buist AS. Effects of randomized assignment to a smoking cessation intervention and changes in smoking habits on respiratory symptoms in smokers with early chronic obstructive pulmonary disease: the Lung Health Study. Am J Med 1999; 106: 410.

5.- Myers K, Hajek P, Hinds C, McRobbie H. Stopping smoking shortly before surgery and postoperative complications: a systematic review and meta-analysis. Arch Intern Med 2011; 171: 983.

Please follow and like us:
Pin Share
Leave a reply